Geografía de Toscana

La Región de Toscana presenta una forma de triángulo con un tamaño de 22.993 kilómetros cuadrados. La amplia costa se abre al Mar Tirreno, mientras al este se encuentran las montañas de los Apeninos Centrales.

Al norte comparte límite con Liguria y la Emilia Romana, al este con le Marche y Umbria y al sur con el Lazio. La mayor parte del territorio está formada por un paisaje de colinas que define  internacionalmente su fisonomía con fotografías y pinturas de casas rurales diseminadas con una sucesión de interminables colinas. Por contra apenas hay llanuras, salvo en la Versilia y la Maremma. Es una región muy fértil a nivel de cultivos, utilizada por los romanos para cultivar cereal y hoy célebre por sus viñedos.

Montañas

La zona montañosa ocupa un cuarto del territorio, siendo los montes principales de Toscana son el Monte Prado (2.054 m.), Monte Giovo (1.991 m.), Monte Rondinaio (1.964 m.), Monte Pisanino (1.946 m.), y el Alpe de las Tres Potencias (1.940 m), todos ellos en torno a los dos mil metros, y que en invierno suelen permanecer nevados.

Costa

La larga franja de costa de la Toscana va desde Marina de Carrara en el confín norte con la Liguria hasta la península donde se alza el monte Argentario al sur. La mayoría de playas son poco profundas y alargadas como Versilia.

Islas

El archipiélago toscano, declarado Parque Nacional, lo forman siete islas principales y un puñado de islotes menores. Algunas de las islas toscanas son de un tamaño importante, especialmente Elba donde estuvo exiliado Napoleón. Otras islas importantes son Giglio, Capraia, la Isla de Montecristo o Pianosa.

Ríos

Con respecto a los ríos los más importantes son el Arno ques desde el monte Falterona en los Apeninos recorre la Toscana pasando por Florencia hasta fundirse con el mar en Pisa; el Serchio, el Ombrone y el Cecina.