La cocina de Toscana

La cocina Toscana resume las bonanzas de la dieta mediterránea reconocida mundialmente y cuya base es la calidad de los ingredientes naturales que van de la huerta al plato. De hecho esa simplicidad es la define a los platos toscanos, cuyo sabor sin embargo sigue siendo fiel a las tradiciones.

Los productos cosechados en el campo, la carne y pescado frescos, el uso de aceite extra virgen, panes sabrosos y sanos por su bajo contenido de sal, y por supuesto vinos de gran calidad son el único secreto de su cocina. El buen comer está tan asimilado que no es difícil encontrar opciones variadas y de alto nivel en los restaurantes.

En la costa el uso de pescado en los platos típicos es habitual, con recetas donde las ostras y la langosta aportan el toque de excelencia. En el interior es otro tesoro, la trufa blanca el que proporciona un plus de sabor a las recetas.

La aparente austeridad de los platos se consigue a base de pan duro, alubias, frutos secos como las castañas, queso pecorino en sus diferentes tipologías regionales, bruschettas o platos típicos como la Ribollita (menestra de verduras con trozos de pan), las Tripas a la florentina, o la scottiglia maremmana.

Postres

Estamos también en tierra de grandes postres, algunos a partir de harina de castaña de Garfagnana, que dan lugar al castagnaccio, otros que se degustan con la vendimia como el panepazzo, y otros como el Panforte Sienés que se comen en Navidades o el Buccellato della Lucchesia con su toque de anís.

Vinos toscanos

Si hablamos de vinos los de Toscana tienen una fama bien merecida, con denominaciones de origen DOCG: el Brunello, la Vernaccia, el vino Nobile, el Carmigiano y por supuesto el Chianti.

Durante tu viaje a Toscana no debes perder la oportunidad de probar algunos de estos platos y productos de la gastronomía de la zona. Por zonas podemos encontrar algunas especialidades como:

Isla de Elba

Pulpo a la elbana,  bacalao con garbanzos (Baccalà con i ceci), calamares rellenos en su tinta, sopa de pescado, anchoas rellenas o Spaghetti  con tinta de calamar son solo unas pocas de las recetas de la gastronomía insular de Elba.

Massa Carrara

De esta zona de la Toscana sobresale el el lardo di Colonnata rebanado y puesto en panes rústicos junto con algunos trozos de tomate; El cordero de Zeri  con patatas Zeri; los testaroli della Lunigiana sazonados con pesto o aceite de oliva y queso de oveja rallado; la panigacci di Podenzana, un plato típico de la Lunigiana cocinada en las brasas y para terminar la torta de arroz.

Lucca

El castagnaccio y los necci rellenos de ricotta, ambos preparados con harina de castaña de la Garfagnana son merecedores de que los probemos. Así como la sopa de espelta, plato típico de Garfagnana, L’infarinata, el risotto con paloma, la rosticciana de cerdo, los champiñones salteados, o el pastel de garbanzos.

Pisa

La sopa de judías blancas sazonada con ajo, aceite, salvia y salsa de tomate es muy típica de Pisa. Otro recurrente es el bavettine sul pesce, espagueti triturado y cortado en tiras finas, una pasta delicada y adecuada para una sopa de almejas.

Livorno

La costa de la provincia de Livorno es perfecta para probar platos marineros con marisco, la sopa caciucco alla Livornese (sopa de pescado con deliciosa salsa y pan tostado), los salmonetes alla Livornese, o el arroz negro con sepia.

Grosseto

Conviene probar Fettuccine del pescatore, un plato típico de la Maremma toscana, con gambas, ostras, rúcula, sal, pimienta, ajo y aceite de oliva virgen extra. También es sabrosa la sopa de champiñones y la scottiglia di cinghiale (jabalí).

Florencia

El filete a la Fiorentina que viene a ser una gran chuleta con su hueso, de unos 3 centímetros de altura, cortado del lomo de ternera es el plato contundente en Florencia. Se cocina a la plancha sobre carbón pero sin llamas. Otras alternativas son las Tripas florentinas con queso parmesano y sazonadas con salsa de tomate; le Pappardelle alla lepre, un plato típico de la Toscana, pasta con una salsa de carne de liebre; la ribollita, o El fagioli all’uccelletto, una combinación clásica de alubias / judías con salsa de tomate y salchichas.

Siena

En Siena los platos más característicos son la sopa de lentejas con faisán (zuppa di fagioli alla senese), crostini de caza, la ribollita, puré de garbanzos y pasta con un poco de aceite de oliva virgen extra, la liebre y el jabalí en salsa agridulce, el pollo con aceitunas acompañado de cebolla y ajo picado, al horno y empapado con vino o  el pastel de alcachofas.

Pistoia

En la cocina de Pistoia lo habitual es tirar de los alimentos que hay en la despensa, de modo que los platos más famosos: la fettunta, los picatostes de bazo, los picatostes negros (de despojos de pollo); la sopa de pan pistoiese, el pato maccheroni, lo zimino di lampredotto, o los hígados de cerdo.

Arezzo

Son suculentos la pappardelle all’aretina, la sopa de repollo, las pappa al pomodoro; la scottiglia, las alcachofas rellenas all’aretina, la trufa de faisán, el cordero asado, la anguila con guisantes, y platos que emplean el hígado de cerdo.

Prato

Además de la  influencia de la cocina florentina,destaca la sopa de pan rústico, el apio relleno alla Prato, las albóndigas de pasas y por supuesto las famosas galletas Prato.