La cocina de Peloponeso

La gastronomía en Peloponeso es un placer que va incluido en el pack. Viajar en  Peloponeso implica comer y saborear una gran variedad de platos y recetas que no  encontraras en otras partes del país. Desde empanadas, pescados, carnes hasta  vinos y aguardientes, Peloponeso te puede asegurar que tu paladar se sentirá muy contento y tal vez sea esta la razón que te haga querer volver a Peloponeso. Aparte de los platos típicos que se comen en toda Grecia como Musaka, Tomates rellenos, Ensalada Griega, Acelgas etc. Peloponeso tiene algunos que empezaron su trayectoria por estas tierras. Tsaitia: Empanaditas fritas rellenas con esencias de hierbas y queso local. Goges: Pasta  tubular hecha a mano con xinomyzithra. Kagianas: Huevos con tomate, queso y pasto Ensaladas: Según la época del año y la región las ensaladas van adaptándose a su entorno. Gurunopula: El plato de cerdo que no falta a ninguna feria popular de Peloponeso. Berenjenas de Tsakona Hay varias maneras de preparar estas berenjenas con  Denominación de origen.  

Abanico de sabores y aromas

Manzanas de Trípoli, aceitunas de Kalamata, miel de abeto, berenjenas tsakonikes, vino Mantinia, higos secos de Kalamata, queso Sfela de Mesenia,  aromas y sabores auténticos que ocupan los sentidos. El Peloponeso participa con muchos productos reconocidos como DOP. Más productos locales están en la espera que reciban la certificación tales como nueces, castañas, cítricos y carnes curadas. Los destiladores en Peloponeso combinan un profundo conocimiento de la destilación con los métodos más modernos  creando esencias maravillosas. Algunos productos son únicos, tales como licores de hierbas, el tsipuro, el ouzo y el favorito rakomelo. Con imaginación y audacia los productores amplían la gama de colores y aromas. Una rama más es la de producción de vinagre. El vinagre balsámico se produce en el Peloponeso en pequeñas unidades familiares, con décadas de tradición. La pasta tradicional, hecha con amor y frescos ingredientes es amada por los consumidores. Jilopites, trahanas, pastas coloreadas con espinaca y tomate, una fiesta de sabores y colores de los productos tradicionales y nuevas creaciones imaginativas producidas en el Peloponeso con cuidado y conocimiento único. Uno de los pasteles emblemáticos es el pasteli. Es un dulce que proviene de la antigüedad y tiene propiedades únicas. Ofrece muchos elementos útiles, tales como magnesio, potasio y calcio. Protege a los seres humanos desde el agotamiento y la fatiga crónica y es un verdadero tonificante natural. Sésamo y miel, los dos ingredientes principales de pasteli, no son  considerados por los científicos como alimentos, sino como elixires. En los últimos años una actividad dinámica es la reproducción de caracoles ecológicos. En el Peloponeso, en particular, en Corinto está  la sede de la delegación del Instituto Internacional de la helicicultura que ha recibido muchos premios por las  mejores prácticas y productos de alta calidad. El Peloponeso está emergiendo como un arca moderna de sabores, fragancias y recetas tradicionales que puede viajar al hombre contemporáneo en lo más profundo de su ser.