Historia de Peloponeso

Peloponeso, la península más grande y más meridional de Grecia y del sur de Europa. Tiene una superficie de 21.439 km² y dividida administrativamente en siete prefecturas: Argólida, Arcadia, Achaia, Ilia, Corinto, Laconia y Mesenia. Desde el Paleolítico medio y hasta ahora Peloponeso  ha sido siempre un área vital de la tierra griega. Conectada con el resto del país, pero con su fuerte carácter propio y la configuración geográfica, abierta al mar Egeo y el mar adriático, le favoreció un desarrollo diverso de la cultura y la convirtió en uno de los centros donde la cultura griega nació y permaneció original a lo largo de los siglos. Cada una de las prefecturas del Peloponeso ha tenido desde el principio aquellos rasgos particulares que caracterizaron la vida y el Arte de los siglos que siguieron. Argólida y Corinto, en contacto directo con el mar que los unía con el Este, eran siempre las zonas más progresistas, aquellas donde las nuevas ideas estaban tomando carácter griego y evolucionaban constantemente a las nuevas formas de cultura. Arcadia, aislada en las montañas, ha creado su propio mundo y se mantuvo fiel a su propia tradición: los mitos y los peculiares cultos de Arcadia mantuvieron antiguos elementos donde uno detecta las raíces mismas del helenismo. Achaia e Ilia nunca se aislaron del Este pero se influenciaron más por las influencias occidentales. En la gran llanura de Mesenia  se combinaron los elementos de Argólida con influencias occidentales y la zona se convirtió en el segundo centro más importante del Peloponeso en la prehistoria y en los primeros tiempos históricos, hasta su conquista por los espartanos. Laconia no fue de ninguna manera una región cerrada y conservadora, indiferente al arte: desde muy temprano se atestiguan sus contactos con Creta, fue centro micénico, y sus talleres se hicieron famoso durante el período geométrico y arcaico, afectado firmemente también de influencias Jónicas. La investigación arqueológica dio desde el principio más peso en el Peloponeso, que en cualquier otra región. Así conocemos con claridad las fases culturales desde los primeros años de la prehistoria hasta el fin del mundo antiguo, mientras que constantemente nuevos datos continúan revelando pruebas valiosas para los períodos que antes pertenecían en el área de la leyenda y ahora se convierten en piezas históricas. Las últimas excavaciones en la región de Kyllini – Katakolo, y  también en el este de Ilia confirmaron la presencia humana en el Peloponeso desde el período Paleolítico medio (alrededor de 10.000 A.C). Un reciente e importante, descubrimiento de la historia del Peloponeso y en general de Grecia es La Cueva Franchthi en Ermionida, que tiene capas sucesivas de asentamientos humanos desde el Paleolítico hasta el Neolítico. .
  • 25.000 A.C  Pruebas de vida
  • 5000 A.C Asentamientos
Mesolítico Un reciente e importante, descubrimiento de la historia del Peloponeso y en general de Grecia es la cueva de Franchthi en Ermionida, que tiene capas sucesivas de asentamientos humanos desde el Paleolítico hasta el Neolítico. Neolítico El Neolítico en el Peloponeso se caracteriza, al igual que en el resto de Grecia, por el desarrollo gradual de la agricultura y la ganadería, la creación de asentamientos  y el uso de la cerámica. Edad del Cobre Edad del Bronce (3000 a. C. – 2001 a. C.) Civilización micénica (1600 – 1100 π.Χ.) Edad Media Griega (10ο π.Χ. έως τον 8ο π.Χ.) Juegos Olímpicos (776 A.C)   En el Peloponeso se instaló la gente desde la época del Paleolítico medio, unos 100.000 años A.C.  En la edad de bronce comienza la cultura Helénica  y alrededor de 2000 A.C.  los Primeros-Helenos llegan a la  zona. Unos siglos más tarde, Micenas está a la vanguardia del mundo griego. Las excavaciones verifican la leyenda de Micenas según Homero, mientras que las ruinas de Pilos confirman las crónicas sobre  el famoso palacio del rey Néstor, en el Peloponeso occidental. En el año 1200 A.C  llegan a Peloponeso los Dorios y los Etolios y se desarrollan las ciudades de  Corinto, Argos y Esparta. En Olimpia desde 776 A.C. y cada cuatro años son los Juegos Olímpicos, con la participación de atletas de toda Grecia. A continuación, en Peloponeso llega a Filipo de Macedonia y luego los Romanos. En el año 393 D.C  los Bizantinos abolieron los Juegos Olímpicos. En el 1294 llegan los Francos y más tarde los Turcos. En 1827, con la batalla de Navarino, se  pone fin a la ocupación turco-egipcia y el Peloponeso es la primera parte de la nueva Grecia libre.