Historia de Cerdeña

Para preparar un viaje a Cerdeña es importante descubrir un poco de su historia y cultura así como los tratos más peculiares de su cocina, el tipo de territorio que tiene o el tiempo que hace durante el año. Aquí hemos preparado una pequeña guía de viaje de Cerdeña que esperamos os sirva para entrar un poco más a contacto con en este destino turístico durante la preparación de vuestro viaje. Cerdeña es, por su extensión, la segunda isla más grande del Mar Mediterráneo después de Sicilia y se encuentra entre Córcega al norte, Túnez al sur, Baleares al oeste e Italia del sur al este. Cualquier geólogo podrá afirmar que el subsuelo de las regiones de Sulcis-Iglesiente (el extremo sudoccidental) es la zona más antigua del territorio italiano, originada en el Cámbrico, hace entre 500 y 600 millones de años. Fue llamada “Shardan/Sherden” (o variantes similares) por los fenicios. El nombre de la isla fue “Ichnusa” (forma de huella de pie) por los griegos y “Sandalyon” por los romanos, que es la traducción del griego. En la actualidad viven alrededor de 1.600.000 habitantes (el equivalente de la población de una ciudad como Palermo), todos concentrados en grandes pueblos, así que la isla fuera de las urbanizaciones resulta muy virgen y llena de paisajes naturales de mar y montaña. Para leer más ir a nuestro Blog o en la página de Wikipedia.

Aquí os hemos preparado una pequeña y resumida cronología histórica de Cerdeña.

PALEOLÍTICO

La prehistoria de Cerdeña comienza en torno a 14.000 años antes de Cristo, fecha en que se sitúan los primeros vestigios humanos hallados en una cueva de la zona central de la isla (la que hoy en día en la provincia de Nuoro). En realidad, no hace muchos años que los arqueólogos han situado en las piedras de un torrente cercano a Pèrfugas (norte) la huella del hombre sardo del Paleolítico inferior, situada entre hace 200.000 y 150.000 años.

LA EDAD DE LOS NURAGHI

La verdadera prehistoria, donde más frecuentemente aparece la presencia humana, se sitúa en torno a 6.000-5.000 años a.C. cuando comienza lo que Giovanni Lilliu (maestro de los arqueólogos sardos) llama “la bella edad de los Nuraghi”. Cuando aparece la edad nurágica sus monumentos llegan a cubrir, por primera vez en la historia de Cerdeña, casi por entero el territorio de la isla. Se trata de entre siete y ocho millares de torres oscuras de traquita o basalto que dominan, alineadas en gran parte en la cima de las colinas, todo el paisaje de Cerdeña. Están construidas por bloques de piedra superpuestos en hileras circulares, sustentados sólo por la fuerza de la gravedad, con una altura de hasta 20 metros. Constituyen no sólo el elemento característico de Cerdeña sino un emocionante testimonio de una cultura que estuvo muy presente en el territorio dejando un inmenso patrimonio. Sin embargo, a pesar de cuantas manifestaciones dejaron de vida social, carácter religioso, modos de trabajo, conocimiento tecnológico, estructuración social, fantasía arquitectónica, que bien merecen el nombre de civilización, no lograron construir una nación, cuanto menos un estado. No obstante, no todo se conoce de esta misteriosa civilización, aún queda mucho por descubrir y quizá si esto ocurriera se podrían volver a escribir páginas enteras de la misteriosa historia de la isla.

LAS PRIMERAS INVASIONES

Las primeras invasiones llegan con los fenicios, los intrépidos navegantes del Mediterráneo. Situada en el centro de la cuenca occidental, Cerdeña era entonces, además de una escala estratégica, una isla rica en recursos. La primera materia prima en exportarse fue la obsidiana, el oro negro de la antigüedad. Los fenicios llegaron a la isla en torno al 1000 a.C. y sus asentamientos acabaron siendo cada vez más estables y complejos hasta el punto de que cuando Cartago y Roma invadieron la isla, construyeron sus ciudades sobre las ruinas de las primeras colonias fenicias. Los cartagineses llegaron a Cerdeña en torno al 550 a.C. Su asentamiento fue mucho más estable y su expansión mayor. Con ellos nacen las primeras ciudades de la historia de Cerdeña, casi todas al suroeste: Cagliari (“Kárales”: roca o colina), Tharros, Nora, Bithia y Sulci. La dominación cartaginesa en Cerdeña duró sólo dos siglos, pero la visión de la vida y la muerte de sus habitantes tiene más que ver con los cultos fenicio-púnicos que con la filosofía romana o la religión cristiana.

LA DOMINACIÓN ROMANA

Los romanos llegaron a Cerdeña en el 238 a.C., entre la primera y la segunda guerra púnica, con el pretexto del incumplimiento de una cláusula del tratado de paz. Los romanos no permanecieron en la isla más allá del 476 (año oficial de la caída del Imperio de Occidente) dejando en sus mil años de presencia profundas huellas, sobre todo en la lengua sarda. La única zona que opuso resistencia fue la ubicada en su montañoso interior, no en vano los romanos consideraban aquellas tierras pobladas por civitates barbarie, que es de donde nace el término Barbagia, nombre también hoy en día de las zonas alrededor de la montaña del Gennargentu.

DE LA ALTA EDAD MEDIA A LOS “JUZGADOS”

Pero en la historia de Cerdeña existe un “agujero negro” de casi medio milenio, desde el 500 d.C. hasta el año mil. La furia destructora de la flota árabe radicalizó el aislamiento de una tierra ya aislada por su propia geografía. Cuando reaparecieron los primeros documentos escritos, Cerdeña aparece dividida en cuatro territorios separados, los juzgados. En esta época la cosa más interesante es el intento de establecer una sociedad en cierto modo democrática.

GÉNOVA, PISA, ARAGÓN Y ESPAÑA

Los juzgados caen en el punto de mira de las demás potencias continentales. En 1016, una especie de gran cruzada naval bendecida por el Pontífice para liberar a Cerdeña de las incursiones del Islam, ve a Génova y Pisa invadir la isla con sus mercaderes y sus familias patricias. En este mismo período llegan también a Cerdeña las órdenes monásticas. El único juzgado que sobrevive es el de Arborea. Los habitantes de Tharros se trasladan a Oristano llevándose consigo no sólo el arzobispado sino también las piedras de la ciudad romana. Los señores envían a muchos de sus hijos a formarse a la corte de Barcelona. En 1297, para deshacer el complicado ovillo de problemas internacionales creados por la rebelión de las Vísperas sicilianas, el papa Bonifacio VIII dona Cerdeña como feudo a Jaume II de Aragón. Así, en 1323 Alfonso, príncipe heredero, desembarca en Cerdeña con su poderoso ejército. El último juzgado que había resistido, el de Arborea, durante un tiempo aliado con los aragoneses, se convierte en su principal enemigo. Comenzaba entonces la época llamada de la Cerdeña “española”. Los sardos consideran este período el más infeliz de su historia: pestes, carestía, despoblamiento, pobreza y en fin, la arrogancia inaceptable de los funcionarios españoles. El dominio español dura hasta el 1720 cuando la isla pasa a manos de los Saboya (La casa real piemontesa). Así terminaron cuatro siglos en los que los sardos vivieron no sólo el poder sino también la cultura y civilización españolas: lengua, literatura, arte, religión e incluso algunos elementos “arquetípicos” del carácter español dejarán profundas huellas en la cultura de Cerdeña. Pero el legado más original y fascinante es la ciudad de Alghero (l’Alguer en catalán) que, aunque fundada por los Doria, recibe el nombre de Barceloneta, la pequeña Barcelona. En ella, aún hoy, unos 18.000 habitantes tienen como lengua principal el catalán.

CERDEÑA PIEMONTESA

Cerdeña fue piemontesa hasta la Unidad de Italia en el 1861. No fueron años memorables para los sardos, porque las medidas aplicadas a la isla no se adaptan bien a la vida de sus ciudadanos que así, con casi quince años de anticipación, experimentaron la difícil relación Norte-Sur que todavía está presente en la vida del país italiano.

NUESTROS CLIENTES DICEN

Lee los comentarios de quien ya ha viajado con nosotros a Cerdeña…

Acabamos de regresar de unas magníficas vacaciones contratadas con vosotros en donde todo ha salido perfecto. Más adelante si te interesa, te mando otro correo más detallado con las cosas y lugares que visitamos. En resumen, TODO PERFECTO….la gente, los paisajes, la comida, las playas, la naturaleza….el único pequeño problema no imputable a nadie fue el EXCESIVO CALOR que padecimos, pero que tratamos de solventar. En resumen vacaciones de 9-10.

5
Ricardo
Ourense

Hola Boris y Giovanni, el sábado terminaron nuestras vacaciones y volvimos a casa. Os escribo este correo para agradecer el trato que nos habéis dado y contar que todo ha salido genial. Ha sido un viaje estupendo. Los alojamientos nos han encantado. Estábamos un poco cansados de hoteles masificados. La personas que nos han atendido en los distinto alojamientos han sido encantadores pero especialmente la familia de la casa rural de Baratili San Pietro. Nos trataron como si fuéramos de su familia.

5
Jara
Granada

Hola Giovanni, que tal? Ya hemos vuelto de nuestro viaje por Cerdeña, quería agradecerte toda la organización, desde el alquiler del coche, nos dieron uno de mayor categoría, hasta la elección de los agroturismos que todos han sido geniales. Si no llega a ser por vosotros seguiríamos pensando que Cerdeña es solo playa y para nada, nos ha encantado el interior y sus montañas. De verdad, gracias por todo. Seguiremos viajando con vosotros.

5
Idoia
Barakaldo

Estimado Giovanni, Gracias a vosotros, hemos hecho un viaje inolvidable. Nos ha gustado mucho la costa sarda, pero sobre todo el interior nos ha fascinado, porque no es tan conocido, nadie nos había contado nada al respecto excepto tú, y realmente ha sigo genial descubrir Tíscali y Su Gorropu. Creo que no lo hubiéramos encontrado por cuenta propia. Al principio parecía algo contratar los guías de Ghivine, pero tras las excursiones, valorando la aproximación en 4×4, los conocimientos del guía en Botánica y Geología, y el lunch que nos preparó para comer al llegar al objetivo, con queso pecorino, embutido y vino sardo, creo que mereció mucho la pena. Además, en el grupo el resto de gente era sarda, y no he conocido gente más maravillosa; incluso con la dificultad idiomática, tuvimos una comida muy agradable charlando y riéndonos con ellos, al igual que durante la excursión en barco de 8 personas desde Cala Gonone (recomendada). Mención especial también merecen los dueños del agriturismo Guthiddai, Antonella y su hermano, que al mismo tiempo que son buenos profesionales, ofrecen un trato cercano y familiar, y te ayudan en todo lo que pueden con tus dudas y preguntas. Disfrutamos de lo linto con típicas cenas sardas de muy buena calidad a un precio muy razonable. Me despido agradeciéndote no sólo la gestión de las reservas, sino también la información que me proporcionaste para sacarles el máximo partido a estos días en Cerdeña.

5
Juan Carlos
Barcelona

Hola Boris. Aunque disponemos de poco tiempo debido al trabajo y tenemos por costumbre no escribir en foros o blogs, lo haremos esta vez porque creemos que os lo merecéis. El viaje ha sido concienzudamente estructurado a un precio razonable. Habéis aportado, además, gran número de detalles y formas de actuación que indican que conocéis el terreno personalmente. Los agroturismos y B&B han sido fantásticos cada uno en su estilo. En definitiva, el viaje ha salido redondo gracias a vuestra experiencia y al enfoque que le habéis dado. Os estamos agradecidos por ello y os recomendamos a todo el que quiera oírnos (incluso a gente de la propia Cerdeña) y seguro que contaremos con vosotros para futuros viajes.

5
Manuel Andrés
Valencia

El viaje GENIAL! La verdad que la isla nos sorprendió gratamente. Sobretodo sus playas y Cagliari. Todo perfecto en cuanto a los alojamientos y el coche. La verdad que notamos mucha diferencia entre vuestros alojamientos y los que contratamos por nuestra cuenta en el norte. Una pena no haberlo reservado antes. El agroturismo S´Omu nos gustó mucho. Además los dueños fueron encantadores y la mujer cocinaba divinamente. Nos gusto mucho toda la zona de Oristano y sus playas. Quizás no tan conocido como el norte pero un auténtico descubrimiento. Coincidimos en el alojamiento con varios españoles y la verdad que todos quedamos muy contentos. El B&B Kastrum también fue perfecto. Tanto por la ubicación como por Michele. Encantador!! Nos dio toda la información posible sobre qué visitar.

4.5
Rebeca
Madrid

Me acabo de incorporar al trabajo y es por eso que no os había contactado aún, pero tenía en mente llamaros para felicitaros. El viaje ha sido maravilloso y ha superado con mucho mis expectativas. Tanto el Kastrum, como el Lu Pastruccialeddu y como el Guthiddai están en unos emplazamientos magníficos y reúnen unas condiciones de limpieza y confort más que buenas. Hilando fino os diría que el Lu Pastruccialeddu se lleva el primer puesto por el trato entrañable y familiar de la señora que lo regentaba y por los buenísimos desayunos que esta misma señora preparaba. Tanto es así que la bautizamos la nonna por lo agradable de su trato y por su exquisita mano en la cocina y en la repostería. Los lugares que hemos visitado, que no han sido pocos ya que hemos hecho un puñado de kilómetros, nos han encantado a excepción de un par de sitios pero, claro está, todo no puede ser perfecto; eso es viajar, ¿verdad?

5
Germán
Sevilla

Quería agradeceros vuestra buena disponibilidad y buen hacer: nuestras vacaciones fueron fantásticas. Los alojamientos nos encantaron y aunque eran muy diferentes entre sí, ambos nos parecieron estupendos. Queremos así mismo resaltar la amabilidad de las chicas del Muto di Gallura, encantadoras y muy cariñosas, las molestamos un montón, haciendo uso de sus instalaciones y siempre fuimos recibidos con una gran sonrisa y una palabra amable. Además, nos encantó el agriturismo, el entorno y sobre todo las comidas y cenas, buenísimas… Estamos deseando repetir vacaciones con vosotros, tan solo esperamos que podamos encontrar la manera de ir a Sicilia el año que viene.

5
Isabel
Barcelona

Como en otras ocasiones, vuestros consejos los hemos seguido casi al pie de la letra, en la medida de lo posible. Es obvio que coincidimos en gustos, por ello nos sumamos al Club de Fans de Trinakria / Zagara. Enhorabuena por continuar con vuestro proyecto y ofrecer estos productos tan cuidados y originales fuera de la vulgaridad del mucho turístico que nos rodea.

4.5
M.B.
Valencia

Ya estamos de vuelta por tierras toledanas… y la verdad que está costando un poquito! El sábado volvimos de nuestro viaje por Cerdeña y, bueno… TODO HA SIDO PERFECTO! La isla nos ha encantado, es sorprendente… sobre todo nos gustó la zona de Dorgali… nos hubiésemos quedado por allí por lo menos un par de días más. Los alojamientos todo un acierto, cada uno con su encanto, los dueños en todos muy amables pero nos quedamos con Nanni, Caterina y Paolo (mis desayunos nunca volverán a ser lo mismo después de haber probado los desayunos de Caterina!!). Y bueno, a pesar de ser agosto, pudimos disfrutar de algunas playas para nosotras solas porque allí les gusta recogerse a las cinco que es cuando nosotras llegábamos. Irene y yo ya habíamos viajado con vosotros el año pasado a Sicilia y sabíamos que con vosotros viajábamos sobre seguro. Pero Sandra y Maika que no os conocían se han quedado encantadas con el viaje que planteasteis.

5
Olga
Toledo